Thursday, 16 July 2015

si el mundo gira al revés

los desiertos y las zonas húmedas en nuestro planeta dependes de muchos factores, pero sobretodo de algunos: la latitud, las corrientes de aire y las corrientes marinas.
los desiertos se ubican casi todos en la linea de los trópicos y las excepciones que hay son por causa de cordilleras de montañas majestuosas como el himalaya o las andes que consiguen desviar los aires húmedos y lluviosos a otras regiones.
siguiendo los esquemas de los vientos y de las corrientes oceánicas se puede de hecho prever fácilmente donde debería estar un desierto y donde no.
por ejemplo: las costas continentales de los trópicos que caen directamente del desierto al mar corresponden siempre con corrientes oceánicas frías que siguen la costa; donde las corrientes son calientes en cambio es normal tener costas más húmedas y verdes.

hemos dicho que los desiertos dependen de latitud, corrientes de aire y agua, principalmente, pero mientras la latitud es la que es y punto, las corrientes de aire dependen de la rotación terrestre.
el hecho que el planeta gire de oeste hacia este determina flujos de líquidos (aire y agua) que se mueven con tendencia a formar anillos que siguen las lineas de los paralelos (como los colores del planeta júpiter) y que varían de dirección cuando necesariamente chocan contra placas continentales o cordilleras montuosas determinando corrientes y movimientos circulares diferentes.

así podemos decir entonces que los desiertos así como los conocemos están provocados por la latitud y por la rotación de la tierra de oeste a este.
pero qué pasaría entonces si simplemente la rotación terrestre, en lugar de ser del oeste hacia el este fuera desde el este hacia el oeste?
pues los desiertos serían muy diferentes a como los conocemos ahora y costas ahora verdes y húmedas se convertirían en desiertos sin ni siquiera un hilo de hierba.
zonas que reciben ahora abundantes lluvias en algunas temporadas se encontrarían después completamente aisladas de los vientos húmedos y lluviosos.

esta suposición puede parecer tonta, pero al mirarla bien nos hace entender como nuestro planeta está sujeto a un equilibrio muy sutil que no depende tan solo de grande inmensidades rígidas y fijas, sino también de pequeños influjos constantes como la dirección del viento o de las corrientes del mar.
un hecho tan casual y banal como un sentido de rotación de un lado al otro sobre nuestro mismo eje, determinaría una geografía nueva en términos naturales y humanos.

aquí abajo tenéis una hipótesis rápida y general de como podría haber sido nuestro planeta al tener una rotación de este a oeste en lugar de la que tenemos en realidad.


al cambiar las corrientes se puede notar que las zonas de américas que estaban bastante húmedas gracias a la posición ideal de los andes y de las montañas rocosas, ahora se encuentran bajo el influjo de corrientes de aire seco y de aguas frías: grande áreas verdes de estos dos continentes ahora se encuentran desertificadas, mientras que los desiertos de atacama y de las montañas rocosas están ahora bajo corrientes húmedas y lluviosas y son verdes y llenos de aguas.

lo mismo pasa con el kalahari, en namibia: el cambio de vientos y corrientes oceánicas es la costa oriental africana que se convierte en desierto y no más la costa este la cual ahora ya no está tan árida como antes, sino que ya aparece húmeda y verde.
las costas del sahara occidental se encuentran bajo vientos lluviosos. lo mismo pasa en somalia.

la corriente del golfo no solo desaparece, sino que se invierte: europa tiene ahora la misma temperatura media de canadá (y viceversa).

india, que estaba salvada de la desertificación gracias al himalaya que bloqueaba los vientos de lluvias y los encanalaba en el valle del ganges dejando en cambio seca la zona más al norte del desierto del gobi, ahora funciona al revés: cualquier viento húmedo proveniente de este está bloqueado por el himalaya que lleva todas las lluvias al norte: india del norte es ahora el desierto más árido de la tierra, mientras que tibet es uno de los sitios más lluviosos.

como por los desiertos africanos, en australia ahora la costa más húmeda ya no es la costa este, sino la oeste. sydney es un puro desierto de arenas, no hay ni hierba. perth en cambio está rodeado de verde vegetación mediterránea.

la costa china, origen de grandes civilizaciones gracias a su favorable situación climática, ahora vuelve a su destino de tierra caliente sobre el trópico del cancro y se desertifica totalmente.

las costas siberianas llegarían a tener un clima parecido a la costa oeste americana mientras que la west coast de estados unidos sería ahora mucho más fría.

esos son los hechos principales de esta hipótesis absurda pero que abre las puertas de la imaginación y que nos evidencia la importancia de las corrientes de aire y las pequeñas variaciones de temperatura de las corrientes de agua para nuestra geografía general.
los vientos y los desiertos... la rotación terrestre y los posibles mundos si algunos factores hubieran sido diferentes...



No comments:

Post a Comment