Tuesday, 29 November 2016

la genética no acepta racismo

Los genes que permiten variaciones dentro de una misma especie ya estable son genes "inocuos", "secundarios" o sea que no dan ninguna ventaja en términos evolutivos.
Eses "genes secundarios" permiten grandes variedades de formas casuales dentro de una misma especie (pelo negro, blanco, amarillo; color de la piel; color de los ojos; manchas de formas y tonalidades diferentes en animales como perros, gatos, vacas etc).
Los genes "importantes", determinantes, en cambio, son los que cuentan en la selección natural y por eso generan una uniformación de las características justamente porque son los genes que hacen la diferencia entre la vida y la muerte.
Los genes que dan ventajas evolutivas son los que excluyen los individuos no-exitosos y determinan rigidez en formas y colores dentro de una misma especie.

Ahora bien, ya que el hombre considera que su propio éxito evolutivo se debe principalmente a la inteligencia, eso demostraría que la variación del color de la piel, que la diferente pigmentación de la piel humana que es variable de grupo a grupo (blancos, negros, asiáticos y un sin fin de variedades intermedias), es justamente variable porque no es determinante (como cualquier otra característica racial dentro del homo sapiens) ya que se desarrolló solo gracias al hecho de no ser crucial y de no tener importancia substancial.

las razas humanas son diferentes tan sólo porqué se diferenciaron en características irrilevantes. Eso es porque variaciones dentro de una misma especie estable existen únicamente en el caso que generen diferencias irrelevantes en términos de capacidades evolutivas (en el caso del hombre, por ejemplo, la inteligencia).

No comments:

Post a Comment