Friday, 31 January 2014

parque de la destrucción

yo soy un famoso catastrofista. en el sentido que me encanta imaginar la destrucción, adoro las ruinas y me fascinan las cosas derrocadas.
a lo mejor este tipo de atracción hacia la decadencia o hacia la destrucción no será algo común a todo el mundo pero mucha gente no podrá negar que las ruinas tienen un tipo de belleza especial una especie de maravilla, un encanto llamativo o imaginativo.
esto es muy normal: las ruinas de los templos egipcios o tailandeses son maravillosas, moverse por roma, estanbul o subir al macchu picchu tiene una increíble fascinación.  pero en esos casos que acabo de poner como ejemplo hay un factor importante: el drama de los acontecimientos que produjeron esas ruinas están olvidados, asimilados y pacificados por la historia.
la gran muralla no "duele" por todos los muertos de las guerras que dieron origen a su construcción, ni las pirámides nos atormentan con el recuerdo del sufrimiento de todos los esclavos que trabajaron en ella.

hay en cambio algunas destrucciones que se han producido más recientemente en la historia y que representan de alguna manera heridas abiertas y no sanadas para la gente que ahí vivía.
más de una vez me encontré en algunos de estos sitios.
lugares como l'aquila (completamente destrozada por un terremoto de un día al otro), belchite (ciudad arrasada por la guerra civil española), prácticamente todas las ciudades de angola (arruinadas por una guerra que no paró nunca durante 40 años)...
todos estos son lugares evidentemente dramáticos, pero hay un lugar en concreto que me hizo reflexionar de manera muy especial sobre el tema de la destrucción y este sitio es varsovia.

varsovia es una ciudad que fue completamente arrasada por los alemanes. sistemáticamente fue bombardeada y destrozada para que no quedara nada de la ciudad antigua (una ciudad que era preciosa, como demuestran las fotos y las grabaciones de antes del 1945).
resulta que cuando la guerra acabó los habitantes de varsovia se encontraron con una inmensa ruina de su propria querida ciudad. lo que hicieron fue reaccionar de dos maneras: reconstruir el centro de la ciudad como era antes de la destrucción y el resto de la ciudad construirlo de nuevo encima de las ruinas de la ciudad antigua según un plano completamente nuevo y moderno (soviético, en este caso).

varsovia me dio mucho de pensar porque para mi es un símbolo clásico de las dos típicas reacciones que la colectividad da instintivamente a una destrucción instantánea e inesperada:
1- volver a construir todo como era antes.
2- construir todo de nuevo olvidándose de como era la ciudad antes.
en circunstancias parecidas estas dos reacciones siempre se manifiestan (ejemplos hay muchos: las torres gemelas es uno de ellos, o la misma l'aquila en italia de la cual ya hablé).

antes de pasar por varsovia creía que estas fueran las dos únicas reacciones posibles a una herida de este tipo, pero en la capital polaca se aplicaron las dos y las dos resultan un fracaso rotundo. porqué todo el mundo sigue pensando a varsovia como la ciudad que era antes y no se identifican ni con la ciudad nueva ni con la reconstrucción falsa de la vieja. esto me dio de pensar...
en varsovia parece que la ciudad recordada (o imaginada) sea mas real de la ciudad construida. las imágenes de la ciudad antigua son en todo lado y la gente sigue explicándote la ciudad que era y no la que es. tan fuerte fue el trauma sufrido que en realidad el pasado, el 1945, no pasó sino que se paró, se quedó, como un fantasma, entre las calles de la ciudad nueva.
nadie en varsovia se siente de esta varsovia que tú como turista puedes ir a visitar. todos viven en una varsovia del recuerdo. una varsovia teórica.

por eso llegué a la conclusión que las dos reacciones típicas, las que escribí antes, son dos reacciones comprensibles pero al fin y al cabo erradas: eso porqué la reacción social a la destrucción de la ciudad me acuerda muchísimo la reacción personal a un trauma sufrido por un individuo, por ejemplo, se me ocurrió la reacción que podría imaginarme de parte de una mujer violada.
reconstruir la ciudad vieja me parece como si en este ejemplo la mujer negara lo que ha pasado y siguiera todo normalmente disimulando que nada hubiera acontecido mientras que la reconstrucción radical de la ciudad en cima de la vieja la asocio a un intento de reacción brutal en el cual la mujer va cambiando todo en su vida sin querer nunca más mirar nada de lo que hubo antes.
estas dos reacciones son comprensibles pero básicamente erradas porqué no son equilibradas y no aceptan la realidad de los hechos (por ser demasiado grande por ser asimilada).
en ambos casos no se consigue enfrentarse a lo que pasó y lo que se acaba haciendo es una instintiva huida de un hecho que se quiere negar.
varsovia vive representando, contando, intentando hacer ver como era la ciudad antes. su voluntad es la de hacerte entender el tamaño de la destrucción que sufrió, de la cual no consigue salir.
es por eso que llegué a la conclusión que, en lugar de reconstruirse o de construirse de una manera nueva intentando ocultar su destrucción varsovia sería mucho más feliz de mostrarse en toda su ruina: la prueba seca, total y sin salida de la herida que todavía sigue persiguiendo como un fantasma las mentes de la gente que la habita.

así que creo que como pasa en l'aquila o en otras ciudades destrozadas, en lugar de reconstruirlas de nuevo o de reconstruirlas como eran, la solución más respetuosa y más equilibrada, sería construir el nuevo centro al lado de las viejas ruinas y aceptar tan grande devastación como una prueba innegable de la historia, realizando un parque de las ruinas, visitable, nunca más ocultable.
mostrar la herida por lo que fue, construir pasarelas en medio de las ruinas, dejar que la vegetación se incorpore a lo que quedó al suelo. y lentamente sanar, curarse, recordar, aceptar la historia.



No comments:

Post a Comment